Suscríbete a nuestro Boletín

Suscríbete aquí.

Recibirás contenido del Blog directamente en tu bandeja de entrada

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

En lo que no dices te escucho,

en lo que no escuchas te encuentro,

miradas furtivas provocan

momentos violentos.

Siempre silencio.

Perdido el corazón en otra senda,

dime a que jugamos,

¿a perdernos sin movernos?

¿a querernos? y cómo,

en silencio

No te veo, no te escucho,

no te toco, no te siento,

no me engañes, no te tengo.

Grita mi nombre.

Rompe el silencio.

Nia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

WordPress Cookie Notice by Real Cookie Banner