fbpx
Se nos contrajo en el pecho,
alojada en los pulmones,
la duda no ofende,
la duda no duele.
Se despejaron las nubes
y en claros de angustia
corrientes de agua,
salones a oscuras.

Se nos nubló el pensamiento,
nos atamos con cadenas,
agarrotados de miedo,
son ataduras de arena.
Sacos de días a medias,
sacos de noches enteras,
en cada saco trocitos
de corazones, de letras.

Nia.

WordPress Cookie Notice by Real Cookie Banner