Suscríbete a nuestro Boletín

Suscríbete aquí.

Recibirás contenido del Blog directamente en tu bandeja de entrada

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Ya no tengo días de lunas llenas

que iluminen la tierra que piso,

Llegaron las noches oscuras

que ocultan sentimientos prohibidos,

llegaron contigo.

Te llevaste mi órgano más vital

y con él te llevaste mi vida,

creí que me quedaba el alma

pero también está perdida,

me dejaste vacía.

El corazón ya no late,

regurgita los latidos

queriendo vivir a deshora

aquellos momentos perdidos.

Lo que he de hacer ahora

es repetir (me) insistente

que tengo que dejar correr el tiempo,

aunque el tiempo,

se tornó paciente.

Nia.

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

WordPress Cookie Notice by Real Cookie Banner