Suscríbete a nuestro Boletín

Suscríbete aquí.

Recibirás contenido del Blog directamente en tu bandeja de entrada

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

panoramic view of the silence beach in spain

Relato corto para el taller literario de la escritora extremeña Pilar galán

Querida Martina,

Me alegré mucho al recibir tu carta. Saber lo bien que lo pasas en el extranjero me hace feliz por ti. En mi caso, este verano no pude ir a mi Cádiz querida, así que cuándo llego a casa después de trabajar, añoro arrastrar mi maleta hasta la cama, hacer el esfuerzo titánico de tumbarla sobre la colcha, como si cargara en ella el peso de los paseos por la playa, de la arena que se queda entre los dedos de los pies o en los pliegues de la falda. Añoro también, no haberla vaciado de noches de billar gritando a pleno pulmón las canciones de Manolo García, los colchones ajenos o bailar como una loca mientras derramo la copa que me acaban de poner y tengo que pedir otra.

A pesar de todo, encontré el lado positivo a no tener que planchar montones de ropa, o a no enfadarme con mi pelo por decidir que él también tiene derecho a cogerse vacaciones. Pero lo que más he echado de menos es despedirnos en la estación para volver a vernos al día siguiente.

Ahora que sé que falta poco para que vuelvas, estoy deseando que elijamos la cafetería, donde nos sentaremos para compartir los lugares que has visitado y todas las cosas que pudiste hacer este verano.

Nos vemos pronto. Tu amiga, Sofía.

Nia Estévez Portillo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cookie Consent with Real Cookie Banner