Suscríbete a nuestro Boletín

Suscríbete aquí.

Recibirás contenido del Blog directamente en tu bandeja de entrada

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Qué consume el tiempo, si no el propio tiempo.
Se desgasta y se esconde
tras la aguja de las horas,
nos consume y agrieta la piel.
Se pierde la musa.

Conserva la esencia del ser
mientras el cristal se resquebraja.
Notamos su pérdida,
irrecuperable.

El Tiempo intangible
se nos escapa entre los dedos,
aún intentando retenerlo
como intentamos retenernos la cordura.

Nos roba la memoria, la belleza,
es ladrón el tiempo, canalla,
es un canalla.

Nos suma vida a la vez que la resta,
nos envuelve, pero nunca es suficiente
y aunque a veces sobra,
casi siempre falta.

Qué nos roba el tiempo,
si no el propio tiempo.

Nia Estévez Portillo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cookie Consent with Real Cookie Banner