fbpx

La eterna distancia medida en palabras y en kilómetros que nos separan, antes, mucho antes de ahora, no fueron nada. Nos convertimos en marionetas movidas por incoherencias, sin mala conciencia ni remordimientos. A sabiendas de nuestras vidas, sumidas en el amor no completo, nos vimos desde el intestino sin llegar al corazón, y nos callamos con besos para evitar pensamientos.

No se…, a mí me pareció que nos quisimos. Aunque cada uno a su manera.

Nia.

WordPress Cookie Notice by Real Cookie Banner