Suscríbete a nuestro Boletín

Suscríbete aquí.

Recibirás contenido del Blog directamente en tu bandeja de entrada

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Pasa el otoño como todo pasa:
casi sin darnos cuenta.

Admiro los tonos amarillos de las hojas
que abandonan la copa
para alfombrarnos el suelo.
Alguna todavía se sostiene.
Batiburrillo de tonos del mismo color
enarbolan un horizonte que a ratos se tiñe de nubes grises,
celaje que amenaza cubrir el color tras la cortina de agua
difuminándolo todo.

Tus ojos esconden otoño,
a ratos alegre y a ratos tristes.

El olor de la tierra húmeda invita a café y a cubrirse.
El aire abandona la calidez para enfriarnos las manos
“Manos frías, corazón caliente“ dice el refrán.
Será verdad si ha traspasado los años
y los otoños de antaño.
Los viejos saben de todo y saben del tiempo,
de las estaciones viejas
y de la vieja que canta refranes
para referirse a la vida.
Los viejos son el otoño que precede al frío de un invierno oscuro.

Se pasa el otoño como todo pasa,
como pasa la vida:
casi sin darnos cuenta.

Nia Estévez Portillo

2 comentarios en «Este otoño»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cookie Consent with Real Cookie Banner