fbpx

– Quizás sea mejor no llevarles la contraria-
Lo pensó desde la calma, evitando cualquier discusión con su madre y su hermana. Era una decisión de un peso importante. El sufrimiento ajeno, puede sentirse como propio cuando miras a los ojos del que sufre, también si le tomas la mano y te suplica. Cuando hace más frío a su lado, que salir a pasear por la nieve en bragas, es cuando te das cuenta: ha perdido parte de su esencia; ves que está porque no le queda más remedio, y recae en ellas, darle permiso para morir con dignidad. No pudo hacer otra que decirle que sí.

Nia.
Microrrelato concursante en “Relatos en Cadena” de Cadena Ser y Escuela de Escritores.

WordPress Cookie Notice by Real Cookie Banner