Suscríbete a nuestro Boletín

Suscríbete aquí.

Recibirás contenido del Blog directamente en tu bandeja de entrada

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Se nos roba la infancia infinita cuando nos dicen que ya no podemos hacer esto o aquello. El tiempo pasa y aprendemos a ser maduros, eso que tanto ansiaban nuestros adultos. Nos hemos convertido en uno de ellos y ahora que estamos acostumbrados a ser mayores, nos invitan a sacar al niño que llevamos dentro, pero la mayoría de las veces o está dormido o yace (ausente).

Nia Estévez Portillo

Impactos: 39

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cookie Consent with Real Cookie Banner