Suscríbete a nuestro Boletín

Suscríbete aquí.

Recibirás contenido del Blog directamente en tu bandeja de entrada

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Alimentamos la fragilidad de la vida
con alcohol, drogas, amor
y otras sustancias tóxicas.
Nos creemos tan fuertes
tan inmunes a todo,
que no nos paramos a pensar
en qué nos hace daño
y caemos como las hojas
del árbol en otoño.
Para cuando ocurre el desastre
ya hay poco que remediar
y nos quejamos del destino
y excusamos aquello que estaba de pasar
para sacudirnos la culpa
a nuestros ojos
y a los de lo demás.

Nia Estévez Portillo

Impactos: 7

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cookie Consent with Real Cookie Banner