Suscríbete a nuestro Boletín

Suscríbete aquí.

Recibirás contenido del Blog directamente en tu bandeja de entrada

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

PERDIDOS

De la mano, vimos salir el sol por el oeste, y de puro fuego nos quedamos ciegos.
Dilucidándonos en la oscuridad y el silencio estábamos, cuándo nos soltamos.
Te llamo, y los murmullos de alrededor ensordecen tu nombre,
que reverbera cual eco en el hueco de las almas,
allí dónde habitamos, allí dónde nos buscamos.
Allí o aquí, qué más da.
Te llamo, y sigo buscando tu mano.

Nia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

WordPress Cookie Notice by Real Cookie Banner